jueves, 22 de junio de 2017

Visados

A los de allí

(de la sección RELATOS CON ERRE, IDEAL Alcalá La Real)

Yo lo veía a él y viceversa, y sentía un leve escalofrío justo en ese instante.

Y allí me vi, boca abajo, sangrando y sin las
botas ni la mochila (foto: The Skywaspink)
No fue tan difícil como yo creía encontrar el trabajo que fuera. Me pateé en dos mañanas todos los rincones de los muelles de Liverpool. Mi dominio del inglés y mi ofrecimiento a trabajar en lo que fuera me dieron mi primera oportunidad.

Trabajaba en T&S Charge, empresa de carga/descarga y reparto de grandes mercancías. Empecé como ayudante del carretillero; puesto siguiente al que ascendí con facilidad dado mi manejo de aquel vehículo y el carnet habilitado para ello en toda Europa.

La verdad que para lo que estaba acostumbrado en mi España del alma, aquí pagaban bastante bien este tipo de trabajos. Pero, claro está, el nivel de vida y los precios son bastante más altos que en casa.

viernes, 2 de junio de 2017

Juan Cruz

por Ricardo San Martín

Y aquel soldado que parecía señalar el cielo
Cuando en 1949 Juan Cruz nació no sabía en qué grado tan profundo el nombre que sus padres le pusieron iba a marcar su vida.

Vivían sus progenitores cerca de la Cruz de Villena, a la salida del pueblo. Era entonces Alcalá una ciudad que aún temblaba estremecida por el impacto emocional de tres años de guerra. Una década no era tiempo suficiente para borrar las vivencias de un enfrentamiento fratricida.

martes, 30 de mayo de 2017

Don Luis Muñoz in memoriam

micro-relato por Enrique Hinojosa
Esa cruz que me invita al soliloquio,
enlutada de blanco y de misterio,
que redime en su brújula silente
la piedad boreal. A esa cruz
amamanta de savia este poema.
Ese viejo que acecha en las esquinas,
canecido de arrugas y de campanas,
que medita en su rezo deslabiado
letanías latinas. A ese viejo
acompaña en silencio este poema.

            Rafael Hinojosa Serrano
             (Inyectando poemas, extracto)
Tiene una cana por cada mala noticia.Tiene una arruga por cada miseria. Confía sus pasos en un bastón desgastado. Anda despacio. Ochenta y dos años, artrosis, prótesis de cadera. Sobre una tabla dura y seca de una iglesia dura y seca se arrodilla frente a la cruz.

Archivo del Blog