miércoles, 12 de julio de 2017

Melodía

por Ricardo San Martín

Así se llamaba: Melodía. Nunca un nombre coincidió mejor con la persona a la que identificaba.

Quizás rondase los cuarenta. Lucía, casi siempre falda larga, y cubría su pelo ensortijado con un sencillo sombrero de fieltro.

Era menuda, de movimientos etéreos y pausados en su cuerpo; no así sus dedos, largos y fibrosos que parecían volar con vida propia cuando grácilmente deslizaba el arco sobre las cuerdas de su violín.

sábado, 8 de julio de 2017

Una tarde de verano

por Marina León

Julia era una niña muy pizpireta
Cuando acababa la siesta de por la tarde, en ese caluroso verano de 1993, lo primero que hacía Julia era asomarse a la ventana de su cuarto. Desde aquella ventana, tenía una vista completa del parque que había debajo de su casa. Durante aquellos años el parque estaba siempre abarrotado de niños jugando y de ancianos sentados en los bancos. Julia era una niña muy pizpireta, graciosa y simpática, que hablaba con todo el mundo sin cortarse un pelo.

Sambuque

por Alfredo Luque

Era un sauco
El jóven ingeniero agrónomo iba pasando lentamente las páginas del manuscrio deteniéndose un buen rato en cada una como si quisiera atrapar para si lo que allí se decía. Leía acerca de como la zanahoria es emoliente y resolutiva en cataplasmas calientes; la hierba de los canónigos se acomoda a todos los terrenos; el acerolo prefiere los suelos sueltos y le son muy perjudiciales los compactos, húmedos y arcillosos; los berros tienen propiedades depurativas y fortificantes; la lenteja que crece en suelos pobres y ligeros; y el apio, que aunque es una planta rústica le teme mucho al frío.
 

Archivo del Blog